sábado, 26 de junio de 2010

¿Donde construir un invernadero?


Con mucha frecuencia se decide construir el invernáculo en un terreno ya disponible. Es así como sus características determinan las del invernáculo: orientación, exposición a los vientos, pendiente, composición del suelo y hasta dimensiones y formas.

Sin embargo, es mucho más razonable condicionar la elección del terreno a las características más convenientes para la estructura a construir; para lo cual es necesario tener en cuenta:
 - Ubicación del terreno.
 - Pendiente del terreno,
 - Calidad del agua disponible.
 - Tipo de suelo.
 - Dirección y velocidad de los vientos.

Ubicación del terreno
Es necesario considerar la cercanía de diversos servicios, especialmente suministro de energía eléctrica, vivienda del operario responsable de su manejo, red vial y comunicaciones.

Pendiente del terreno
La superficie ocupada por el invernáculo debe estar bien nivelada, algo más alta que los terrenos circundantes y rodeada de zanjas o canales que permitan el rápido escurrimiento de las lluvias. Debe ponerse especial atención en las zonas de drenaje de las canaletas del invernáculo.

Calidad del agua
Debe considerarse el abastecimiento y la calidad del agua necesaria para el riego. la de las especies cultivadas bajo invernáculo son

Recuerde que el análisis del agua permite programar con eficiencia las acciones y manejo a seguir para su mejor aprovechamiento.

Tipo de suelo
Debe seleccionarse el de textura y pH favorable para las especies que se desean cultivar, aquel con calidad uniforme en toda su superficie, buen drenaje, equilibrado en el elementos nutritivos, sin exceso de sales y con una vida microbiana intensa.

Un análisis de suelo (pH, materia orgánica, elementos minerales, etc.), previo a la construcción puede evitar futuros inconvenientes como enmiendas costosas, bajos rendimientos, productos de poca calidad, etc.

Dirección y velocidad de los vientos
Debe buscarse la protección contra vientos no deseados ya que su dirección y velocidad afectan en gran medida el invernáculo, ejerciendo una acción mecánica (daños sobre la estructura y/o cubierta) e influyendo en el incremento de las pérdidas de calor. En zonas no protegidas debe considerarse la construcción de cortinas rompevientos.

¿Qué invernáculo construir?

Las características constructivas que definen el tipo de invernáculo son: la forma, las dimensiones y los materiales de estructura y cubierta.

Con respecto a la elección de un tipo de invernáculo, la misma está en función de una serie de aspectos técnicos tales como:
 - Las exigencias bioclimáticas de las especies en cultivo.
 - Las características climáticas de la zona.
 - Las disponibilidades de mano de obra (factor humano).
 - Las condiciones de mercado y comercialización

|Para tener en cuenta: Si se desea conocer la conveniencia de un determinado tipo de invernáculo en una zona preestablecida, se debería hacer un análisis de las necesidades climáticas de las plantas a cultivarse y del nivel de producción que se desee obtener. Esto determinará la rusticidad o sofisticación del invernáculo.

La elección del invernáculo depende fundamentalmente de la capacidad económica del empresario y de la rentabilidad de los cultivos a realizar. No obstante, antes del inicio de la construcción, deben tenerse presentes los siguientes factores relacionados directamente con la estructura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada